El óvalo indispensable, el huevo

En nuestro blog de nutrición y hábitos saludables no podíamos dejar de hablar del huevo, un alimento indispensable en nuestra cocina y que puede utilizarse para elaborar innumerables platos: desde dulces y postres hasta sopas, tortillas, rellenos, revueltos, etc.

Para conocer mejor este alimento, primero vamos a describir su composición. Está formado por:

Cáscara (9-12%), la cual, dependiendo del tipo de animal que lo produzca, es de un determinado tamaño y color.
Clara: se compone de agua, proteínas, vitaminas y minerales (Niacina, Riboflavina, Magnesio y Potasio, entre otros), además de una serie de enzimas que actúan como barreras contra microorganismos.
Yema: es la porción amarillenta del interior y está formada por lípidos y proteínas. Supone la mayor fuente de vitaminas del huevo y está recubierta por la membrana vitelina que la separa de la clara y la protege de una posible rotura.

Existe gran variedad de huevos, desde los que generalmente consumimos (gallina, pato, oca y codorniz), hasta tipos algo más peculiares. De hecho, también son comestibles los huevos de avestruz y ñandú, caracterizados por su gran tamaño, así como las huevas del pescado (las más conocidas y prestigiosas son el caviar).

PROPIEDADES NUTRICIONALES

Es por todos conocido el gran valor nutritivo del huevo, ya que aparte de ser rico en proteínas es un alimento de alta digestibilidad. Además aporta luteína y zeaxantina, pigmentos naturales que intervienen en la salud visual y colina, un nutriente esencial que juega un papel muy importante en las funciones cerebrales y cardiovasculares.

Respecto a valores dietéticos, los huevos aportan una media de 70 calorías por unidad, además de proveer de la mejor proteína encontrada entre todos los alimentos, y una gran variedad de vitaminas y minerales.

La clara por sí sola aporta 17 calorías, el mejor perfil proteico y numerosas vitaminas y minerales, mientras que la yema aporta 59 calorías y, aunque contiene grasa (de 4 a 4,5 g por unidad), 1,5 g son grasa saturada y el resto insaturada (especialmente monoinsaturadas, beneficiosas para el organismo). Esta última es rica además en vitaminas A, E, D, Ácido Fólico, B12, B6, B2, B1, Hierro, Fósforo y Zinc.

Asimismo se ha especulado mucho sobre si consumir este alimento produce más riesgo de padecer o aumentar el nivel de colesterol. Y es que durante años se ha creído que el consumo de huevo estaba asociado a un estilo de vida poco saludable, pero los profesionales actualizados ya han despejado esta duda aclarando que una persona sana puede perfectamente consumir un huevo por día dentro de una dieta equilibrada y un programa de actividad física.

Aunque los huevos poseen una alta densidad de colesterol, el colesterol dietario no afecta en gran medida al colesterol sanguíneo en personas sanas, dado que no es el principal responsable del aumento. De hecho, el huevo posee la ventaja de tener un mayor porcentaje de ácidos grasos poli y monoinsaturados, lo que conlleva a más cantidad de grasas insaturadas que saturadas.

ALGUNOS CONSEJOS

1. Los huevos frescos se pueden conservar tres semanas a temperatura ambiente y seis en el refrigerador.
2. El cocinado de los huevos se debe realizar a fuego lento, porque las temperaturas demasiado elevadas modifican el sabor y la consistencia.
3. Para la cocción conviene elegir los huevos que tengan la cáscara más dura, y añadir al agua una pizca de sal para evitar que se rompan.
4. Si han cocido demasiado, los revueltos de huevo se deberán apartar del fuego y se añadirá un huevo crudo, batiéndolo después.
5. Cuando sometemos un huevo a cocción y se abre, evitaremos que la clara se salga echando un chorrito de vinagre en el agua.
6. Los recipientes más adecuados para cocinar los huevos son los de aluminio y es aconsejable que los cubiertos sean de madera.
7. No se deben hacer tortillas con menos de 2 huevos ni con más de 6.
8. Si quieres una tortilla esponjosa añade media cucharadita de agua o leche por huevo.
9. Las tortillas ofrecen un mejor aspecto si antes de servirlas pasamos rápidamente un trocito de mantequilla sobre su superficie.
10. Si al romper un huevo la clara aparece líquida en lugar de gelatinosa, es porque tiene más de un mes y hay que desecharlo.

Por todo ello, el huevo se ha hecho un hueco insustituible en nuestra nevera, y forma parte de la saludable y equilibrada dieta mediterránea. Además, en Tudespensa.com podrás encontrar los huevos más frescos del mercado. No lo dudes, y haz tu compra con nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s